¿QUÉ MATERIALES ELIJO PARA MI REFORMA?

Tipos de baldosas cerámicas para mi reforma, ¿cuál elijo?

Hacer la reforma de tu vivienda o de tu local, implica muchas decisiones, no sólo a nivel estético o de instalaciones, sino también decisiones relativas a la economía y a la funcionalidad. Y elegir los tipos de baldosas cerámicas es una de esas decisiones. Todo ello puede comprometer el éxito de tu proyecto porque es una elección que posiblemente no tenga marcha atrás. O, si la tiene, trastocará tu economía de una forma cuanto menos notable.

En el post de hoy te ayudaremos a que puedas tomar una de las decisiones más complicadas en la elección de materiales de acabado de tu reforma: la baldosa cerámica. ¿Quién hoy en día no se encuentra en la tesitura de elegir el tipo de suelo para su cuarto de baño o el tipo de alicatado para la cocina? Es una de las decisiones más costosas, porque a lo estético tienes que añadir la parte económica y la parte funcional. Con lo que vamos a intentar hacer una pequeña clasificación de los tipos de baldosas que hay en el mercado, para que puedas elegir con mayor información, y así minimizar problemas en tu reforma.

Podemos clasificar los tipos de baldosas cerámicas de diferentes formas, pero nosotros nos vamos a centrar en las 2 que creemos que más ayudan en la elección de un revestimiento: por composición y por formato. Vamos a desgranar cada una de ellas:

ELECCIÓN DEL REVESTIMIENTO POR SU COMPOSICIÓN

Existen 5 tipos de baldosas cerámicas:

Barro cocido: es un material que se ha venido utilizando la lo largo de los años con un uso muy extendido, y que en los últimos tiempos, a pesar de estar en cierto desuso en pro de otros revestimientos más técnicos, se ha destinado a ambientes «rústicos y vintage» (muy de moda últimamente). Son de fabricación manual, con extruido y prensado, de ahí su apariencia irregular y su capacidad de dar mayor personalidad a los espacios donde se ubican.

Estas baldosas pueden ser o porosas o muy porosas, no esmaltadas. Es decir, tienen un coeficiente de absorción de agua alto. Es por ello que se recomienda su uso en ambientes secos y de poco tránsito, ya que es un material «poco limpio» debido a su porosidad. Aún así, podemos encontrarlo en ambientes húmedos de exterior como terrazas porticadas o terrazas de piscina. Es muy común también dar un tratamiento posterior (barnices) para mejorar la capacidad impermeable de la baldosa. De esta forma también se evita la aparición de eflorescencias.

Presenta cambios de tono por pieza, por lo que se recomienda mezclar las piezas en su aplicación teniendo en cuenta su variación de tonos.

Pasta roja: la cerámica de pasta roja está recomendada para ambientes de interior, al ser el material más blando de la cerámica esmaltada comercial. Se diferencia del de pasta blanca fundamentalmente en el tipo de arcilla utilizada, por lo que también difiere en sus propiedades técnicas y coste. La arcilla utilizada para la elaboración de esta cerámica se extrae de canteras nacionales, fundamentalmente de la zona de Castellón, por lo que la repercusión de la materia prima es menor en el coste de fabricación.

Respecto a las propiedades técnicas, aunque no resulta muy diferente que la cerámica de pasta roja, sí que es cierto que los tamaños más comercializados son los de formato pequeño, ya que formatos más grandes tienen más predisposición a romperse más. Aunque puede considerarse el «hermano malo» de los dos tipos más comercializados (pasta roja y blanca), es cierto que siguen siendo muy utilizados para alicatados de baños y cocinas con excelente resultado. 

Pasta blanca: como ya hemos comentado antes, la diferencia con las baldosas de pasta roja está en el tipo de arcilla, la cual se trae de otros países, como Inglaterra o Turquía. Ésto hace que el material se encarezca al tener que importar la materia prima principal. La propiedades de este material hacen que los esmaltados tengan una mejor absorción y, por tanto, que los colores resulten más vivos (no tienen óxidos y sí un elevado contenido en hierro). Tienen una mejor resistencia a la abrasión, lo que permite un uso más polivalente (interiores y exteriores) y una mayor variedad de formatos. Este material se utiliza mucho tanto en alicatados como pavimentos, al ser un revestimiento muy polivalente, con opción de diferentes formatos, y que se comporta muy bien a lo largo del tiempo.

Gres: las baldosas de gres han sido las más utilizadas en los años del boom inmobiliario, al ser un material económico y «resultón» (para personas no demasiado exigentes).  Dentro del gres podemos diferenciar 2 tipos (no contamos el gres porcelánico, ya que creemos que necesita de un apartado propio):

  • Gres Rústico: son baldosas coloreadas, podemos diferenciar su porosidad por baja-media  y alta. No es muy usual ver esmaltados en este tipo de baldosas, pero puede haberlas. Se fabrican por extrusionado y de una sola cocción a alta temperatura. Se caracterizan fundamentalmente por la destonificación de su cara vista, así como su rugosidad, por lo que se caracterizan por tener un buen comportamiento antideslizante. Es por ello su masiva colocación en las terrazas de los típicos chalets de veraneo. Es muy común su aplicación con junta abierta en pavimentos, ya que presentan notables irregularidades en su geometría.
  • Gres Esmaltado: son baldosas de baja porosidad, que se fabrican por prensado y extrusión. El mercado ofrece una  gran variedad de producto, con diferentes formatos y acabados. Se utilizan principalmente en solados, y al estar vidriados, se limpian fácilmente. Sin embargo, tienen una capacidad mecánica media, y se caracterizan por sus decoraciones y vidriados.

Gres porcelánico: hemos extraído este tipo de baldosa de la clasificación «gres», porque entendemos que este material ha evolucionado tanto y ha tenido un uso tan específico y a la vez tan amplio, que entendemos que requiere de una clasificación propia. Este revestimiento ha evolucionado mucho en los últimos años, siendo el revestimiento de referencia en la mayoría de proyectos, principalmente por 3 razones: gran capacidad mecánica (alta resistencia a impacto y flexocompresión), amplia variedad de formatos (especialmente gran formato) y muchas opciones de acabado y diseño.

Es una cerámica muy poco porosa, con una gran variedad de coloraciones. Se puede elegir con o sin esmalte, pulidos o sin pulir, y su fabricación se hace mediante extrusión o prensado, de una sola cocción. Se utiliza tanto en alicatados de baños y  cocinas como en solados, en interior o exterior.  Dada su flexibilidad, permite dibujos y serigrafiados en sus superficies, de ahí su amplia gama de imitaciones de materiales nobles como madera o piedra natural.

ELECCIÓN DEL REVESTIMIENTO POR SU FORMATO

Diferenciamos 3 tipos de baldosas cerámicas según el formato:

Formato pequeño: en esta categoría podríamos incluir las baldosas de los siguientes tamaños (en cm): 10×10; 15×15; 20×20;10×20; 15×30; 30×30. Son formatos especialmente indicados para revestimientos de pared, de formato clásico, y requieren de gran pericia a la hora de su colocación. La mano de obra suele ser más elevada que si fuera un formato medio, ya que hay que colocar más piezas por superficie, con lo que requiere más tiempo de aplicación. 

Formato medio: incluimos las piezas de las siguientes dimensiones (en cm): 30×30; 30×45; 45×45. Estos formatos han sido ampliamente utilizados en revestimientos de paredes, pero sobre todo en solados. Son las baldosas «estandar», las más utilizadas en el boom de la construcción por su facilidad de aplicación y su versatilidad. Estos formatos cada vez están más en desuso, siendo reemplazados por el gran formato.

Gran formato: son los revestimientos cerámicos de mayor tamaño (en cm): 30×60; 30×90; 60×60; 60×90; 90×90; 90×120; 120×120; 18×120; 18×180… Es el formato de moda, el preferido por la mayoría de diseñadores y propietarios. Son los elegidos por 2 principales razones:

  1. Dan mayor sensación de amplitud y continuidad.
  2. Polivalencia en sus aplicaciones (solados, alicatados, fachadas…)

Tienen multitud de ventajas, pero también desventajas. Son formatos que, por regla general, son más caros tanto por el material como por la mano de obra de su aplicación, ya que muchos de ellos necesitan de 2 personas para su colocación

Dependiendo del uso del espacio (no es lo mismo un baño de una vivienda que una terraza de una piscina o el pavimento de un local comercial), nosotros prescribimos un tipo de baldosa u otro, fundamentalmente por sus condiciones técnicas y también estéticas. Lo que sí es importantísimo es que, si quieres tener un buen resultado de colocación, elijas una cerámica de primera, bien equilibrada y plomada, y regular en todos sus cortes. Desviaciones de micras puede hacer que la puesta en obra se complique y no quede bien.

Esperamos que esta información  relativa a los tipos de baldosas cerámicas te sirva de ayuda en tu elección. Hemos intentado sintetizar las principales características del mercado de la baldosa cerámica, para que te sea fácil elegir y tener un buen resultado en tu reforma. ¡¡¡Mucha suerte!!!

Puedes dejarnos un comentario o ponerte en contacto con nosotros para resolverte cualquier duda. 

Dirección
La Demanda, 5 Nave D3. Burgos
Tlf: 947 489 725

Horario Almacén
Lunes a viernes
8.00 – 14.00 y 16.00-20.00h
Sábados: 9.00 – 14.00h

Horario Exposición
Lunes a Viernes
9.00-14.00 y 16.00-20.00h
Sábados: 10.00-14.00h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies